La madurez del artista

132d9308f2c4cbbe96eb72fe5ac985dc

Escuchando de nuevo el inicio del doble álbum Down Where The Spirit Meets the Bone (2014) de Lucinda Williams me viene a la cabeza cierto paralelismo con Crossyed Heart (2015) de Keith Richards. Ambos discos empiezan de forma similar. Con dos cortes acústicos, arcaicos, sin filigranas. El artista frente al micrófono y una acústica. Lu lo hace con Compassion, tema  cuya letra fue escrita por su padre poeta. Keith interpreta Crosseyed heart, un blues al estilo Delta que me parece espectacular. No hace falta distorsionar ni electrificar nada para llegar al hueso y estremecer. Ambos álbumes fueron recibidos con cierta frialdad por melomanos conocidos. Down Where The Spirit Meets the Bone precisa de varias escuchas para abrazar todas sus canciones pues es un álbum doble. Lu, en su madurez, nos promete nuevas alegrías para 2016. Está en estado de gracia.  Con el disco de Keith se me acusará de no ser objetivo por mi afinidad a la mejor banda de todos los tiempos. Por eso también puedo escribir que Crosseyed Heart es su mejor disco en solitario muy por encima de Talk is Cheap y Main Offender, ambos muy lineales si tenemos en cuenta la patina de estilos y temas de su tercer y magnífico álbum. Me parece incluso un insulto no incluir este disco entre los 25 mejores del año. Pero para gustos colores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s