Primavera Sound 2016

Bien. Ha terminado el festival. Este año compré el abono para ver principalmente a dos artistas Radiohead y PJ Harvey. Me hubiera gustado ver a Kamasi Washington pero la obligaciones lo primero y acudí al Vicente Calderón a ver a McCartney.

Había muchas opciones. Para todos los gustos. Pero a un servidor le gustan ver un concierto en condiciones. Cerca del escenario. Eso significa hacer sacrificios y perderse algún otro combo (de menos interés). A un servidor no le vale decir que ha visto 20 grupos e ir de aquí para ahí viendo tan sólo trocitos de conciertos. Eso es hacer trampas (yo cometí una y se la contaré). A un concierto se va de principio a final. Eso es como salir del estadio cinco minutos antes para no pillar colas (y perderse el gol). O al menos opino así. Por lo tanto, vamos a repasar lo que vi.

Viernes 3 de junio

SAVAGES: Escenario Heineken. No me van estas chicas. No controlo sus discos salvo algún tema suelto por lo tanto no puedo ser objetivo. Post punk y una brillante ejecución por parte de su frontman, Jehnny Beth que sabe perfectamente que es darlo todo en un escenario. No se puede decir del resto de chicas. Pero tengo mis dudas musicales sobre su pericia aunque siempre me gusta ser respetuoso con cualquier artista.

RADIOHEAD: uno de los conciertos históricos del festival. Entre las primeras filas me sitúo minutos antes del evento. Miren, puedo admitir cualquier crítica sobre el combo. No llueve a gustos de todos. Pero lo que hacen estos tipos de Oxfordshire no tiene parangón. Su último disco es impecable como así era el sonido en las primeras filas (he oído que a lo lejos el sonido era bajo). Las pantallas no radiaron el concierto al uso. Se utilizó un formato vídeo editado durante todo el concierto con presencia constante de todos los músicos cual collage. Set list impecable. Ejecución impecable. Concierto impecable. Miren, les puede gustar un edificio clásico siguiendo los patrones estilísticos imperantes. O les puede también agradar el “Dancing Builing” de la ciudad de Praga. Los Radiohead son eso, arquitectura musical que no está al abasto de todos. No es una pose. Es una forma de escribir lo que significa su música que los hace radicalmente distintos y originales a todo el resto. Y si no te gustan. No passa res. Es sólo música. Nota final: para evitar colapsos vi “Creep” desde detrás. Es cierto, el sonido estaba bajo.

Sábado 4 de junio

BRIAN WILSON: Performing Pet Sounds. Vamos a ver. No hay que engañarse. Hay que saber lo que uno va a ver. No generarse expectativas. He oído reseñas tremendas y críticas contra el Beach Boy. Puedo entenderlas. Estaba ahí. Pero no las comparto. No es falta de objetividad. Es ser respetuoso. Tiene casi ochenta años si no los ha cumplido ya (no me voy a molestar en buscar su edad en la wikipedia) y no está en la flor de la vida. Ni se lo espera. Vi a los Beach Boys hará unos cuatro años en el Poble Español y no lo sacaron en silla de ruedas. Para mi fue bonito y emocionante escuchar uno de los mejores álbumes de la historia y de paso un pupurri de hits como Good Vibrations, Surfer Girl o Get Around con Al Jardine paseándose por el escenario como el que va a “picking cherries”. Correctito por lo tanto y en momentos, emocionante, más que nada porque un servidor es muy sugestivo y respeta a los clásicos, lo que insisto, no me quita ser objetivo. Pero este es mi blog. Entiendo, pese a ello que el amigo Fernando Navarro lo critique en “El País” porqué es un periódico y no un blogucho como éste y por lo tanto, ha de informarse al lector que paga. Lo mismo dijo en definitiva Esteban Linés en “La Vanguardia”.

PJ HARVEY: Definitivamente, Polly Jean es la Diosa del Agua. Y uno a diez filas de sus pies para mojarse con su música. Sale al escenario ataviada de negro con un aspecto ancestral cual Bruja de Akelarre gallego. Harvey de los Bad Seeds y John Parish en la retaguardia. Básicamente presenta casi entero The Demolition Project, nos toca tres temas del fabuloso Let England Shake y tres clásicos:  50ft Queenie, Down By the Water y To Bring you my love. Quería más. Se me hizo corto. Pero me lo dio todo, lo se. Sonido excelente, presencia, fabulosa voz, interpretación hipnótica, blanco y negro, teatralidad, ARTE en mayúsculas. Es una leyenda.

PARQUET COURTS: Ver a un grupo probando sonido a los diez minutos del concierto le quita glamour a la cosa si no eres una jodida leyenda o Ty Segall. Y no lo son. Cuatro chavales tirando de tópicos pensándose que España es México. Me encanta su primer disco y el último no está mal. Pero sinceramente, les falta recorrido y presencia escénica y su hábitat natural es una sala. Era ya de madrugada y alrededor demasiado extranjero puesto de todo para mi gusto. Hice trampa. Vi cuarenta minutos (que ya son demasiados) para buscar un buen sitio para el siguiente y último evento del sábado que empezaba diez minutos antes de las dos de la madrugada.

TY SEGALL & THE MUGGERS: también lo pillé probando sonido. Pero incluso haciéndolo es espectacular. Ty fue un terremoto cósmico, un diluvio universal con sus animales perfectamente seleccionados para expresamente embarrancar la nave y provocar una diluvio y marea de riffs y buen hacer. Sale con la careta de niño (ver vídeo en KEXP) y empieza a soltar bilis por la boca en formato musical. Se tira al público, vuelve a lanzarse y no con esas deja de cantar. Jalea a las masas, las excita, las mastica cual chicle de menta de sabor interminable y al finalizar el evento durante prácticamente diez minutos intercambia los papeles. Sale un fan al escenario y él se coloca de espectador. Inaudito aunque la broma fue demasiado larga. Cuando Ty quería tocar más su roadie le indica “cut cut”, no hay tiempo para más. Y mucho mejor que su concierto en Apolo unos meses antes. Uno de los bolos del festival sin lugar a duda… aunque afirmar eso de quien tan sólo ha visto los reseñados brevemente aquí, no tiene demasiado valor o puede sonar pretencioso, ¿verdad?

Domingo 5 de junio

MUDHONEY: Concierto gratuito de los de Seattle en el CCB. Compartiemento familiar excelso durante todo el día del señor para poder escaparse ni que fuera tan sólo una hora para tal evento. Finalmente obtuve mi permiso administrativo y me colocó en primer fila tras unos pesadísimos Deerhunter que ni estaban anunciados y no se que tendrá apañado con los del festival para estar en todos los sitios (chicos para todos). No me flajele organizaro ni me vete la entrada el próximo año… por lo que he podido leer en el Confidencial… En breve la reseña entera la tienen colgada en la web del Ruta66. Cuando Mark Arma dejó la guitarra se convirtió en la Iguana que lleva dentro y todos jaleábamos como bestias despavoridas. Saludarle tras la reja al finalizar el evento me lo llevo a la tumba.

Ale, esta semana Sofá y TV. No tengo más permisos hasta la semana siguiente…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s