Ocean Colour Scene: Moseley Shoals

11230_xl

Hay deudas con el pasado que han de saldarse. Y una de ellas son los OCS. Por “h” o por “b” no pude verlos en su momento. Sé que dolerá por circunstancias personales. Pero “pit i collons” y para adelante que somos valientes. Tengo muy claro que no tuvieron la suerte que se merecían. Nacidos en las guerra entre Oasis y Blur, siempre pensé que ese disco era insuperable y estaba mucho mejor producido que por ejemplo los discos de los Gallagher. 20 años de Moseley Shoals ya son años. Time waits for nobody and it won’t wait for me como cantaban los Stones. Pero el disco sigue sonando estupendamente bien. Uno de los mejores discos de los 90 sin lugar a dudas. Muchas ganas.

Spotify

Blue & Lonesome

Blue & Lonsesome podría ser un resumen del 2016. Bowie, Lemy, Prince, Sharon Jones, Leon Russell, Mose Allison y más héroes caídos. Antes de tiempo algunos de ellos. Y con esas los Stones publican un nuevo disco de covers de blues. Eso ya lo saben. La mera reflexión, una vez más, es para los agoreros. Cuando falten, ocurrirá y veremos el mismo ejercicio de amnesia melómana colectiva, como ocurre en general en la política y otras esferas de la vida. No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Suma y sigue.

The Rolling Stones: Ole Ole Ole

olePodrían poner muchos “peros” a los Stones. Sí ya lo se. Las bromitas habituales sobre su edad, que siempre tocan lo mismo, que son cansinos, que su último disco bueno es de hace más de 25 años, bla bla bla, fucking bla. Piensen lo que quieran. Visualizando el documental Ole Ole Ole (Movistar) que repasa su periplo en Latino américa hará un año ha sido inevitable volver a emocionarse. Un Mick radiante participando de eventos locales con músicos y fans, un Keith a lo chamán saliendo antes de un evento para evitar la lluvia, Ronnie confraternizando con pintores locales que no hablan inglés o jugando a billar con unos rockeros y, por supuesto, Charlie soportando a sus colegas y todavía sorprendiéndose como si estuviera en los 60 del entusiasmo de por ejemplo, los argentinos. Los llamados Rollingas, una auténtica secta Stoniana que adora por donde pasan los británicos. Y más allá de las actuaciones musicales recurrentes, la emoción y alguna lágrima mientras disfrutas de lo lindo desde del sofá de casa sólo tiene una explicación. La devoción, emoción, lloros e histeria del público asistente en tales conciertos que te hacen comprobar una vez más que la música te hermana con otras personas y culturas no importa la raza y la condición. El documental también narras las dificultades y periplos mientras los Stones y su troupe de managers, asistentes etc. preparaba su concierto en Cuba, del cual también se acaba de publicar el disco Havana Moon. Los Stones siempre están de actualidad. Atentos al 2017 amigos… la cosa está muy calentita.

Las reediciones

rem-out_of_time

Es mi opinión. Un disco del que te has empapado de joven o no tan joven en su versión original, tal y como se parió y lo pensó el artista es lo que realmente no empaña el arte. Un disco sin edulcorantes ni chorradas. Me explico. Las famosas re-ediciones. Hoy se publica Out of time de los R.E.M. Hace 25 años de su publicación. Me empapé de ese disco tras descubrirlos con Green que es mi favorito de ellos. Ahora mismo, la publicación hoy de una edición con demos, tomas alternativas o caras B no me dice absolutamente nada. Jugada de discográfica para facturar de cara a la Navidad. Cosa distinta hubiera sido que llevara como extra un concierto. Pero si no me equivoco, no hubo gira con aquél disco. Se quemaron con la gira de Green. Lo mismo ocurre con el fabuloso Badmotorfinger de Soungarden. También hoy “per fer caixa”, se publica el disco con demos y un directo (ves, el directo ya es más suculento). Pero, ¿para qué? También crecí con ese disco y para mi con el disco completo vas que tiras. Lo mismo me ocurre con los “greatest hits”. Son discos sin almas. Antes prefiero buscar o preguntar a amigos cual es el disco fundamental del artista y a partir de ahí, ir sumando discos.

Cosa distinta es cuando tardíamente descubre un disco de un artista que no necesariamente has seguido y te meten unos bonus tracks o añadidos que quizás sirven para despertar más el gusanillo y profundizar en su obra. ¿Qué opinan?