Rock Stars y sus cacharros: Mick Jagger

mickjagger

Anuncios

Andrea Motis + Impulse

andrea-motis-300x164

La artista catalana publicará en breve un disco para el sello Impulse bajo el título de “Emotional Dance”. ¿Cómo os quedáis? Lo grabó con varios músicos en New York y se publicará en primavera. Después de algunos discos con Chamorro y la Sant Andreu Jazz Band, Andrea ya vuela sola. Cómo no. Su voz y pericia es prodigiosa. El adelanto en Spoti suena de fábula. ¡Bravo Andrea!

Spotify

 

Sundazed y Quarry

quarry-poster-1000x600

Estoy viendo la serie Quarry de la HBO. Decir, de entrada, que la música es excelente y que en Spoti (ver link) hay una playlist deliciosa con mucho soul y rock setentero. El protagonista de la serie, un ex combatiente del Vietnam que vuelve a casa donde no se le recibe precisamente de brazos abiertos, es un melómano empedernido. Fan de Big Star y de Otis Redding. En uno de los episodios de la primera temporada busca desesperadamente el disco Otis Blues. Y no lo encuentra, de entrada. Luego sí, pero no desvelaremos en qué circunstancias, sería un spoiler en toda regla. Pero a lo que iba, mi mente enferma descubrió en unos segundos de imagen que cuando lo recupera y lo pone en el plato, los productores la cagan. Aparece claramente en el plástico la marca Sundazed. En los 70, fecha en la que discurre la historia, el sello no existía. Según la wikipedia se creó en el año 89 y su principal objeto son las reediciones. ¡Si es que!

Spotify

TY SEGALL 2017

ty_segall_-_ty_segall_600_600

Lo ha vuelto a hacer. Tres discos seguidos que son tres perlas. Manipulator, Emotional Mugger y ahora ese disco, de nuevo homónimo, publicado ya este 2017 junto con sus sospechosos habituales, léase, Mikal Cronin, Charles Moothart, Emmett Kelly y Ben Boye. Una máquina de fuzz, garage, rabia, melodía pero a la vez momentos delicados que demuestran que este californiano es uno de los artistas que, quizás , algún día; más pronto que tarde, podría convertirse en una leyenda. De eso va Break the Guitar que abre el álbum, de ser una leyenda o un rock star. Después de Freedom, otro temazo, el más largo del disco (Warm Hands). Guitarras al poder y final instrumental al estilo Doors. Sigue un medio tiempo acústico excelente (Talkin´). En the Only One los riffs pesados marca de la casa hacen acto de presencia con unos riffs supersónicos finales de matricula de honor. Qué barbaridad. Thank You Mr. K es un tema punk ramoniano pasado por el tamiz del siglo XXI. Acojonante. Una buena manera de fastidiar la siesta de un domingo a los vecinos si la pones a volumen 11. Orange Colar Queen, la calma después de la tempestad. Este tipo también funciona en las distancias cortas. Papers es deliciosa. Y en realidad el disco termina de nuevo con un tema pseudo acústico titulado Take Care (To Comb your hair) pues Untitled es una paranoia-broma instrumental de escasos segundos que no aporta nada.  Genio y Figura.

Bowie

low_album

Ayer me quedé enganchado a la televisión (Movistar+) viendo el documental David Bowie: the last five years, producido por la BBC. Un repaso áspero, duro, nada escabroso pero ciertamente interesante de los últimos cinco años del genio. Entrevistas a Toni Visconti, a los miembros de su banda y los músicos de jazz con las que grabó su última obra maestra: Blackstar. También pueden visualizarse ensayos de la obra teatral de Brodway titulada “Lazarus”, imágenes inéditas y apariciones fugaces de un Bowie enfermo entre bastidores, teatros y estudios cuando ya sabía que le quedaba poco de vida. Un año después de su marcha sigue doliéndome su marcha y la leyenda sigue cada día más presente. De hecho, muy tardíamente descubrí “Low” y no me pregunten porqué, desde hace un año suena periódicamente en casa una copia en vinilo que, sinceramente, no me acuerdo como llegó a casa.

“My name is T-Bone Walker…

116039324

that means, I sing nothing but the blues”. Es nos dice T-Bone al inicio de la intro del disco “Good Feeling” mientras con mucho estilo Michel Sardaby toca su piano con mucho swing y que empalma de golpe y porrazo con una explosión galáctica a medio camino del blues y del soul con el popular tema “Everyday I have the blues”. Volumen a 11 y una erección asegurada. Este es uno de mis discos favoritos de mi colección de blues.  Fechado en 1969 , T-Bone despliega toda su pericia aprendida de su maestro Blind  Lemon Jefferson. Ya sabemos que  muchos bluesman norteamericanos tuvieron una época dorada en la década de los 40 y 50´s pero muchos de ellos gozaron de cierta popularidad más arde, en los 60´s, gracias a la British Invasion. Y T-Bone es otro claro ejemplo. De hecho, este disco fue premiado con un Grammy al año siguiente de su publicación. Grabado en París, los  metales que acompañan a la mayoría de temas le dan un groove muy especial.   A destacar también el papel del saxofonista Manu Dibango. Una lección magistral de exquisito blues totalmente indispensable.

SPOTIFY