El defectuoso “The Ties that Bind”

libro-en-busca-de-los-discos-perdidos

Este pasado Sant Jordi tuve en mis manos el libro “En busca de los discos perdidos” de Eric Spitznagel. Un tipo que se dedica a buscar los vinilos que vendió en un momento de penurias. No busca remasterizaciones ni nuevas ediciones. Busca los originales entre ferias de discos, tiendas, ebay. Me interesó de entrada el argumento. No lo compré. Luego en casa me vino en ansia y lo compré por Amazon. Edu Izquierdo me ha dicho que probablemente será su libro del año. Más allá de lo miserable que soy por no comprárselo al tendero en vez de a la gran corporación, cuando llegué a casa vi que el prólogo era de Jeff Tweddy. Todavía no he leído el libro. El prólogo sí. Por ansioso. A continuación, el SPOILER del prólogo.

Tweddy explica cuál fue el primer single que se compró a la corta edad de 8 años (Dream On de Aerosmith y otro que ahora no recuerdo). Luego rapiñó discos de su hermana y su hermano. Tweddy muestra cariño por dos álbumes: A Beard of Stars de T-Rex que dice ha pasado de generación a generación (de su hermano a él, y de él a sus hijos) y luego al “London Calling” de los Clash. Y de éste disco explica que “Death of Glory” (¡qué tema más bueno pardiez!) estaba rayado en un trozo y que cuando lo escucha bien en la radio o en una tienda, para él, ese tema no es “Death of Glory”. Para Tweddy, el “Death of Glory” de verdad, el que le conmueve, es el que tiene el rayote, el suyo. Ese defecto.

Sonreía cuando leía esa anécdota porque me doy cuenta que tengo algo en común con Jeff y supongo que con todos los freakies melómanos. Nuestro amor a los disco y a los temas defectuosos. Probablemente estás asintiendo porque te ha pasado lo mismo. Mi tema defectuoso ha sido siempre “The Ties that bind” de Springsteen. La primera copia fue en un cassette grabado. No era ni el álbum original. El desalmado que me grabó la cinta (no recuerdo quien fue) cuando le dio al “rec” … Perdón; para los milenials: “rec” es esa tecla que solía estar decorada con un punto rojo en un radiocassette. Era la tecla que tenías que oprimir para poder grabar el disco en la cinta. Continúo pues. El tío que me grabó el disco no sincronizó bien el inicio del álbum disco con la grabación y los tres primeros segundos del “Ties that bind” cuando Max Weinberger aporrea la batería no están en mi cinta. De ahí que cuando muuuuuchos años más tarde compré el vinilo y puse “The Ties that bind” pensé. Ese no es mi ¡“Ties that bind”! Prefiero el de la cinta. El defectuoso. Han pasado más de treinta años y sigo sin acostumbrarme a la versión correcta, limpia y original.

Conservo la cinta. Por supuesto. No se tira nada.

Spotify

Anuncios

La mano de Joey Ramone

mondo bizarro

Le tengo mucho cariño a este disco. Sale Dee Dee Ramone y entra CJ Ramone (vaya temazo “Strenght to Endure” ¡nano!) Tengo grabada en la retina la firma del disco en una recién estrenada Virgin Barcelona. Tengo a los Ramones delante tras un rato de cola. Parecen de plástico, no reales. Le pude dar la mano a Joey Ramone. Recuerdo que tenía la mano rasposa, como si tocara papel de pulir. Ni me mira. Fue un instante. Quizás entonces, con las prisas, el boli, el celofán del CD, etc.  no era consciente de lo mágico que fue ese momento que me llevaré a la tumba. No había smartphones ni inmortalicé el momento. Por lo tanto, no se lo puedo probar. Pero pasó.

El disco recupera el pulso tras unos cuantos discos menores. O será que le tengo mucho cariño. Pude verlos en vivo dos veces. Eso me lo llevo también a la tumba. Siempre Ramones y quien diga lo contrario o que son tres acordes no más, que se borre de este humilde blog para siempre, sin perdón ni redención.

Spotify

The Beach Boys “So tough”

beach-boys-carl-and-the-passions

44 años tiene el álbum. Brian Wilson prácticamente no participa. Blondie Chaplin entra y sale Bruce Johnston. Me parece un disco brillante. Todo suena distinto a los clásicos que os vienen a la cabeza cuando pensáis en los chicos de la playa. Pero este álbum ha ganado con el tiempo el reconocimiento de la crítica que inicialmente no tuvo. Los Beach Boys suenan como una jam band. No hay ningún tema que pueda destacar por encima de todos pero quizás Marcella en la que sí participa Brian es donde se recupera un cierto éxito del pasado. Este era el disco 18 de la banda y su espíritu hippie y “Manassas” me chiflan. Para mi indispensable.

SPOTIFY

Rock and Roll Hall of Fame y Jeff Ament

Screen_Shot_2017-04-09_at_9.18_.21_AM_

El viernes pasado Pearl Jam entró en la Rock and Roll Hall of Fame. Merecido. Sí. Pero eso son cómo los Óscar. No están todos lo que son y no son todos lo que están. Fijaros en la camiseta reivindicativa que lució Jeff Ament en dicha gala de todos los que (algunos) inexplicablemente todavía no están. Juzguen Vds.

Estoy démodé

Cómo dicen los franceses del país vecino. Ayer estuve hablando con unos promotores y agitadores culturales que aprecio. Y me hablaron de algo que no había oído hasta la fecha. TRAP. Me dicen que ahora la juventud escucha y se flipa por eso. Me hablan incluso de la hija de un actor catalán que hace TRAP. ¿No era RAP? No entiendo nada de verdad. Me enseñan unos vídeos en youtube. Estética pandillera Can Brians y música, lo que se dice música, yo no la se percibir. Me habré hecho muy mayor. No me parece horrible, sino lo siguiente. Pero mucho. Vuelvo con lo que nos dijo Alejandro Escovedo hace dos semanas en Badalona cuando le puso a su hijo de 24 años su música: ¡papá esos es música para viejos! Quizás, pero, ¿de verdad? Eso que esucuchan, ¿TRAP?, ¿es musica? No entiendo nada. Apaga y vayámonos. Estoy démodé.

TRAP