El defectuoso “The Ties that Bind”

libro-en-busca-de-los-discos-perdidos

Este pasado Sant Jordi tuve en mis manos el libro “En busca de los discos perdidos” de Eric Spitznagel. Un tipo que se dedica a buscar los vinilos que vendió en un momento de penurias. No busca remasterizaciones ni nuevas ediciones. Busca los originales entre ferias de discos, tiendas, ebay. Me interesó de entrada el argumento. No lo compré. Luego en casa me vino en ansia y lo compré por Amazon. Edu Izquierdo me ha dicho que probablemente será su libro del año. Más allá de lo miserable que soy por no comprárselo al tendero en vez de a la gran corporación, cuando llegué a casa vi que el prólogo era de Jeff Tweddy. Todavía no he leído el libro. El prólogo sí. Por ansioso. A continuación, el SPOILER del prólogo.

Tweddy explica cuál fue el primer single que se compró a la corta edad de 8 años (Dream On de Aerosmith y otro que ahora no recuerdo). Luego rapiñó discos de su hermana y su hermano. Tweddy muestra cariño por dos álbumes: A Beard of Stars de T-Rex que dice ha pasado de generación a generación (de su hermano a él, y de él a sus hijos) y luego al “London Calling” de los Clash. Y de éste disco explica que “Death of Glory” (¡qué tema más bueno pardiez!) estaba rayado en un trozo y que cuando lo escucha bien en la radio o en una tienda, para él, ese tema no es “Death of Glory”. Para Tweddy, el “Death of Glory” de verdad, el que le conmueve, es el que tiene el rayote, el suyo. Ese defecto.

Sonreía cuando leía esa anécdota porque me doy cuenta que tengo algo en común con Jeff y supongo que con todos los freakies melómanos. Nuestro amor a los disco y a los temas defectuosos. Probablemente estás asintiendo porque te ha pasado lo mismo. Mi tema defectuoso ha sido siempre “The Ties that bind” de Springsteen. La primera copia fue en un cassette grabado. No era ni el álbum original. El desalmado que me grabó la cinta (no recuerdo quien fue) cuando le dio al “rec” … Perdón; para los milenials: “rec” es esa tecla que solía estar decorada con un punto rojo en un radiocassette. Era la tecla que tenías que oprimir para poder grabar el disco en la cinta. Continúo pues. El tío que me grabó el disco no sincronizó bien el inicio del álbum disco con la grabación y los tres primeros segundos del “Ties that bind” cuando Max Weinberger aporrea la batería no están en mi cinta. De ahí que cuando muuuuuchos años más tarde compré el vinilo y puse “The Ties that bind” pensé. Ese no es mi ¡“Ties that bind”! Prefiero el de la cinta. El defectuoso. Han pasado más de treinta años y sigo sin acostumbrarme a la versión correcta, limpia y original.

Conservo la cinta. Por supuesto. No se tira nada.

Spotify

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s