Ambrose Akinmusire “A rift in Decorum” Live at the Village Vanguard

AmbroseAkinmusire_ARiftInDecorum_cover

Excelente artefacto el de éste talentoso trompetista en uno de los antros míticos del Greenwich Village de NY. Sin trampa ni cartón, en vivo y en directo en formato de cuarteto. Ambrose gana espacio a la improvisación y se aleja de la pecera de un estudio de grabación que siempre supone un secuestro del artista de jazz que, lo que realmente aprecia y disfruta es volar libre en un escenario. La selección de temas y su ejecución es exquisita. Disco doble. Uno de los discos del género de estes 2017. Y creo que este directo será un antes y después en su carrera, uno de esos discos clásicos que en 20 años seguirá siendo una referencia.

Spotify

Anuncios

Ha llegado el día

22007838_10213791799779566_948980902419778767_n

 

Son ya 10 veces que he tenido la sensación que me embarga hoy. Y siempre ocurre lo mismo. Emociones a flor de piel y contando las horas. Imposible concentrarse. Y una vez más con el miedo de ¿será la última vez? Permitidme la broma respetando gustos y el bolsillo de cada uno. Hoy hay dos tipos de personas en la ciudad. Los que se sentarán en el sofá para ver cualquier tontería que echen y los que verán a la banda más grande de la historia en un auténtico circo y show de rock and roll. Hoy durante dos horas volveré a emocionarme y a llorar recordando que estás presente cada día pero ya no entre nosotros. Pero lo disfrutaré, como un niño pequeño. Son parte de mi vida. Una vez más, va por ti.

The Sheepdogs “Live at the Roxy”

sheepdogs_2

El artefacto en cuestión que hoy les presento vale su peso en oro. No hay formato físico (que yo sepa). Con nocturnidad y alevosía los canadienses lo colgaron en Spotify. Un auténtico festín para almas rockeras y sureñas. Gira de presentación de su último disco en estudio, el inconmensurable Future Nostalgia. Sin trampa ni cartón estos tíos ejecutan un soberbio rock and roll setentero de esos que se disfrutan en cada escucha. Para mi, una de las mejores bandas de la última década. Que vuelvan pronto.

Spotify

 

Deer Tick Vol 1 & Vol 2

Deer-Tick-Vol-1-2-Covers-1480x832

Deer Tick, diez años después de su debut, lo han vuelto a hacer. Sus anteriores y notables discos, Negativity y Dear Providence no levantaron tanto revuelo como su mejor e imprescindible disco The Black Dirt Sessions que es una joya atemporal. Cuatro años después de su último disco (se les echaba de menos, la verdad), los de Rhode Island vuelven con la puerta grande y marcando paquete con dos discos: Vol 1 (acústico) y Vol 2 (eléctrico). Mientras escribo esto, sólo he podido escuchar entero el eléctrico (y ya van dos veces). Me ha parecido fantástico. Repleto de canciones en mayúsculas, con músculo, con melodía, gamberras y festivas. El trabajo vocal se intercala entre McCauley (la mayoría de temas) y Patrik O’Neil (sus temas siempre me parecen redondos). Ganas de volver a verlos en directo escuchando temas como Jumpstarting, Look how clean I am, Sloopy, DMS y para mí la joya del disco Mr. Nothing gets Worse. En este tema los Deer Tick juegan a ser la E Street Band y lo consiguen. Ahora vamos a por el Vol 1, el acústico que por lo poco que he podido escuchar, también creo que será canela fina.

Spotify

Jason Isbell & the 400 Unit ” The Nashville Sound”

jason-isbell-cd

Sobre gustos, colores. Me parece alucinante leer reseñas refiriéndose a discos de gente como The War on Drugs o The National como discos del año (cuando a mí, respetuosamente, me parecen dos tostonazos aburridos y pretenciosos a más no poder). Nadie cita The Nashville Sound de Jason Isbell y su banda 400 Unit. Se que el estilo musical entre Jason y estas bandas podría tener algún punto de conexión pero en realidad no se asemejan en nada. Jason no es cool, ni moderno. Es un paleto que ha mordido el polvo muchas veces y que pese al reconocimiento de la prensa musical que la toca, nunca será portada de las revistas más guays, ni aquí, ni en el extranjero. Así funciona el business.

The Nashville Sound es uno de los discos del año que posiciona al norteamericano como el presente y el futuro de la música que amamos, llámenle  “americana” o como deseen. El nuevo álbum es excelso, redondo, quizás el más coherente hasta la fecha (y ya lleva unos cuantos publicados). No sobra nada. Y “Anxiety” es para mí su mejor tema hasta la fecha. Un 10.

Spotify

Do the evolution

revistas.jpg


Es curioso leer reseñas de discos en distintas publicaciones. Nacionales y extranjeras. Cuando surge la “polémica” sobre un nuevo artefacto es cuando más me interesa leer que opinan otros más allá del sentimiento que a mí me ha producido un álbum. No es la primera vez que un disco que a un servidor le ha gustado la crítica lo destroza o lo rechaza. Ejemplos recientes hay algunos. Léase el Dylan “siniestrado” (de Sinatra), Neil Young, Band of Horses, Arcade Fire, Queens of the Stone Age o The War on Drugs, o lo que está por venir (Foo Fighters) que en la edición de Rockzone no de dan buena puntuación. Tu lees lo que escribe Mondo Sonoro, Rockzone o el Ruta66 aquí, o el Uncut o Mojo tras nuestras fronteras y las referencias pueden distar o acercarse. Uno se despista ciertamente y claro, debe juzgar por sí mismo. Por eso escucho esos discos y me hago mi propia opinión. En cualquier caso, cada vez soy más laxo con las opiniones personales sobre las bandas o discos porqué hayan hecho algo que no me ha agradado cuando esperaba mucho o no tanto. Ya no tengo ese afán completista. Si no me ha gustado el de QOSA o el de The War… pues no me los compro y punto. Toda banda tiene derecho a evolucionar o cambiar su estilo. Todos lo hacemos. Evolucionamos con los tiempos, y la cagamos muchas veces. Porqué no lo iban a hacer nuestros ídolos. Pero nos creemos en el derecho de juzgarlos y algunos desgarrarlos en papel o en el entorno 2.0. Y de ahí la pluralidad de opiniones. Esos, es sano.